escorts

“GYM SEX” O COMO TONIFICAR EL CUERPO Y LA LIBIDO

buena escort es una atleta

Bien lo sabemos; una buena escort es casi una atleta. Su cuidado personal es muy escrupuloso. Y por muy buena genética que se tenga, hay que ayudarla.

Se trata, entonces, de tener un buen plan nutricional y un mejor entrenamiento físico, siempre con supervisión profesional, para estar en óptima forma. Es otra manera de “fidelizar” clientes, y sumar otros nuevos. ¡Qué el gimnasio sea tu mejor amigo!

¿Qué hacer en el gym?

Hay muchos entrenamientos posibles. Algunos se ponen de moda (por llamarlo de alguna manera) pero pronto son olvidados si no agregan verdadero valor a quienes los adoptan. Eso pasó muchas veces. Y como en todos los órdenes de la vida, permanece lo valioso. Los hay para todos los gustos y necesidades. Veamos algunos:

“Entrenamiento funcional” para la buena escort o el buen atleta

Hoy es muy popular. Se trata de un conjunto de ejercicios que se adaptan fácilmente a la edad y a la condición física de cada participante. Este tipo de entrenamiento consiste en realizar ejercicios que refuerzan los movimientos naturales del cuerpo. Así se trabajan de forma global músculos y articulaciones. Es muy efectivo para mejorar la movilidad corporal, la agilidad y el equilibrio. Fortalece todo el sistema cardiovascular, mejora la postura, aumenta la masa muscular y estabiliza el peso. Gana adeptos velozmente.

Entrenamiento “de fuerza”

Es el clásico de los gimnasios, con mancuernas, pesas, y todos los pertrechos del caso. El principal objetivo es aumentar la fuerza a partir del entrenamiento físico. Muchos, pero especialmente “muchas”, incluso alguna que otra buena escort que es casi una atleta, suelen desechar este entrenamiento.

Pero eso está fundado en prejuicios más que en información. Sucede que al practicarlo, los músculos tienen a la hipertrofia, es decir, al aumento de tamaño. Y por eso no le resulta tan atractivo a muchas mujeres, particularmente a las que quieren cultivar una imagen impecablemente femenina.

Pero no es tan así: para eso, está el fisicoculturismo, con el que suele confundirse. Ahí sí que se trata de aumentar la masa muscular (y definirla, que se note cada músculo). No es el caso del entrenamiento de fuerza propiamente dicho. En él, se combina una buena alimentación con los ejercicios con peso, que además son para aumentar la resistencia, y quienes lo hace bien suelen ser bastante delgados, con cuerpos armónicos y para nada hipertrofiados.

“CrossFit”, un paso más allá

También está muy de moda (veremos si resiste el paso del tiempo). Es tal vez la forma más exigente de entrenamiento de hoy, que requiere un buen estado previo, para llegar a uno superlativo, basándose en una muy alta intensidad. Y velocidad, y fuerza. Todo al máximo.

Es un sistema que busca desarrollar diez capacidades físicas generales: resistencia cardiovascular, agilidad, fuerza, resistencia energética, flexibilidad, potencia, coordinación, velocidad, equilibrio y precisión. Tan ambicioso como exigente.

Tanta exigencia es recompensada con una enorme efectividad como sistema de preparación física. Originariamente, lo que hoy conocemos como CrossFit fue conformándose con la combinación de ejercicios de distinto origen: gimnasia, halterofilia (levantamiento de pesas) y atletismo, entre otros. Fue adoptado por muchas academias militares, cuerpos de policía, escuelas de artes marciales y cientos de deportistas de élite en todo el mundo.

Una buena escort no es una atleta, pero…

Pero debe pensar de manera muy parecida, si hablamos de cuidar su cuerpo. Y no solo porque es su “herramienta de trabajo”. Es que esa “herramienta” puede y debe ser mejorada, y más a medida que el tiempo avanza. Además, con el cuidado y entrenamiento necesarios, pueden prolongar mucho sus años de prosperidad económica, obviamente.